Polenta con Salsa Bolognesa

Resultado de imagen para polenta con salsa bolognesa

Polenta con Salsa Bolognesa
Polenta
1 litro de Caldo
50 gr. de manteca
Sal a gusto
Tomillo a gusto
Pimienta a gusto
200 gr. de harina de maíz
50 gr. de queso rallado
Salsa boloñesa
3 cucharadas de Aceite de Oliva
Ají Picante
3 cucharadas de Apio cortado
1 cucharada pequeña de Azúcar
300 gr. de carne picada gruesa
1 Cebolla
40 gr. de Manteca Sal
600 gr. Tomates pelados y picados
1 vaso de Vino Blanco
3 cucharadas de Zanahoria rallada
Polenta
Cocinar el caldo 5’ en máximo. Agregarle la manteca, los condimentos y la polenta en forma de lluvia y cocinar destapado 2’ en máximo revolviendo cada 1’.
Por último, incorporar el queso rallado.
Salsa boloñesa
Rehogar en el aceite y la manteca la cebolla picada, agregar la zanahoria y el apio. Saltear y añadir la carne, moverla con cuchara de madera para separarla bien, rociar con el vino, dejar unos segundos
que se evapore y agregar el tomate.
Condimentar con sal, un ajito picante y 1 cucharadita de azúcar.
Cuando rompa el hervor, cocinar a fuego lento por lo menos 40 minutos revolviendo de vez en cuando.

Fuente: Proactiva
U n a e m p r e s a d e F C C y V E O L I A E N V I R O N N E M E N T

La polenta es un potaje, gacha o puche originario del norte de Italia, muy difundido en Argentina y México, así como en los estados de Río Grande do Sul, Santa Catarina, Paraná y São Paulo al sur del Brasil. La etimología deriva de la palabra latina puls, una especie de potaje realizado con farru, es
decir con harina de centeno o de estebia. Esto es: ya en la antigüedad italiana era muy común su consumo, mientras que los griegos preparaban un potaje semejante a partir de la harina de cebada. En tiempos del Imperio Romano ya se conocía con el nombre pullmentum, y luego de allí "pullenta",
uno de los principales alimentos de las legiones romanas.
Sin embargo la evolución de la polenta es aún más extensa en el tiempo y con mayores variaciones, inicialmente se preparaba con hierbas y desde el Imperio Romano se hizo más común prepararla con harina de trigo, la flor de la harina de trigo era llamada entonces pullen. Sólo tras 1492 con los viajes
de Cristóbal Colón es que se hace conocer en Europa un ingrediente que sería típico de la actual polenta: el maíz, sin embargo la difusión y aceptación del maíz entre los europeos fue bastante lenta, en Italia el cultivo de maíz se comenzó a generalizar a mediados del s XVII y esto principalmente en la zona Nord (Norte) en donde el régimen de lluvias facilitó la siembra de este
cereal.

Entradas populares de este blog

Pollo a la monteriana

Salpicón de bagre

Salsa Tartara